viernes, septiembre 29HOLA OCAMPO!!

El Mató a un Policía Motorizado, el fenómeno que llena estadios y sale de gira por Europa y Estados Unidos: «Todo fue gradual»


Durante los últimos meses, la aparición de tres singles de la banda El Mató a un Policía Motorizado parece preanunciar el comienzo de una nueva etapa, con disco completo que saldrá en mayo y un recital en el histórico Luna Park, el 16 de septiembre.

La impecable sucesión de excelentes canciones frescas (Tantas cosas buenas, Medalla de oro y Diamante roto) confirma el gran estado de una de las más interesantes bandas de rock argentino de las últimas dos décadas.

Santi Motorizado, bajista, cantante y compositor de El Mató. Foto: Juan Manuel Foglia.


Santi Motorizado, bajista, cantante y compositor de El Mató. Foto: Juan Manuel Foglia.

Premios y giras

El reconocimiento ya es generalizado y hasta ganaron el último Latin Grammy al mejor álbum de rock. También encararon en 2022 su «Gira Mundial», que los llevó por más de 60 ciudades de Argentina, Estados Unidos, España, México, Colombia, Perú, Brasil, Paraguay, Chile, Uruguay, El Salvador, Guatemala, Francia, Inglaterra, Alemania, Italia e Irlanda.

Original, sensible, con muy buen sonido y grandes melodías, el grupo crece en popularidad y convicción, lejos de los tímidos primeros pasos, pero siempre en la vena de la producción independiente, al punto de encargarse el propio Santiago «Santi Motorizado» Barrionuevo del arte y diseño gráfico.

Los cinco integrantes de El Mató a un Policía Motorizado. Foto de prensa.


Los cinco integrantes de El Mató a un Policía Motorizado. Foto de prensa.

La banda se completa con Guillermo «Doctora Muerte» Ruiz Diaz en batería, Manuel «Pantro Putö» Sanchez Viamonte en guitarra, Gustavo «Niño elefante» Monsalvo en guitarra y Agustín «Afloyd» Spassoff en teclados.

Un boom en España y México

«La primera vez que fuimos a España -cuenta Santi- fue en 2010, pre Spotify, Tocamos en vivo y había gente que nos conocía, aunque era muy lejos y sabíamos que no sonamos en las radios y que no nos editaban los discos. Algunos años después, se empezaron a llenar salas y la mayoría del público era español. Entonces arrancó todo un camino en paralelo a lo que pasaba acá. Eso nos asombró siempre mucho»

El Mató a un Policía Motorizado en el festival Lollapalooza Argentina 2022. Foto: Emmanuel Fernández


El Mató a un Policía Motorizado en el festival Lollapalooza Argentina 2022. Foto: Emmanuel Fernández

-¿Y cómo fue en el crecimiento en Latinoamérica?

-En Latinoamérica sí repercutía lo que pasaba en Argentina, porque hay un respeto muy grande por el músico argentino y eso ya desde el vamos genera algo. Vimos que cada vez iba más gente, y en estas últimas gira se llena. Un show que recuerdo con mucho cariño fue el último que hicimos en México, en el Teatro Metropolitan para 3000 personas. Una sala mítica y hermosa, y que se llene con El Mató es algo que me lo llevo al corazón.

Los lugares más lejanos siempre tienen un plus, porque estás tan lejos de casa y la gente igual se sigue emocionando con las canciones. ¡Es muy loco! Después nos copa mucho ir más allá, por ejemplo a Alemania, Londres, Italia, obviamente que la mayoría del público latino pero también hay «curiosos locales».

-En perspectiva, ¿ves al nombre del grupo como una ventaja o una desventaja?

-Pienso mucho en eso. Al principio fue una ventaja, porque llamó mucho la atención. Pero eran otros tiempos. Creo que ahora no genera esa cosa simpática o canchera que generaba en esos tiempos. Quizás la generación nuestra entiende el juego irónico y estético, que tiene mucho que ver con el cine de acción de los ’90 y principio de 2000, ya que un poco la idea era iba por ese lado.

Nos ha generado desventajas, aunque no sé tampoco como tomarlo, porque si no quieren que toquemos por el nombre tal vez no es el lugar. Los del festival de Coachella son muy fans de la banda y nos quieren programar, pero los sponsors no dejan que haya nombres polémicos. En un momento les dije que anuncien a Santiago Motorizado y hacemos todas las canciones de la banda y no pasa nada. Pero no pasó nada.

Los primeros pasos

-¿Te sigue pasando tener que pellizcarte cuando tocás en lugares como Obras, o cuando te cruzás con algún músico que admirás?

-La verdad que todo fue tan gradual que uno lo va aceptando de a poquito. Nunca fue de un salto de 0 a 100, que no sé si está bueno. El otro día tocamos en Tecnópolis, fueron 50 mil personas y fue algo increíble, ¡no lo podíamos creer! Estuve toda la noche pensando en eso y recorriendo todo y pensando en la primera fecha que hicimos, donde había diez personas.

Esa capacidad de asombro no se pierde, porque realmente a pesar de esos años y a pesar de que de que todo fue sucediendo gradualmente, pareciera que siguen pasando más cosas. Nos seguimos sorprendiendo y eso es impresionante.

El Mató a un Policía Motorizado en 2007. Foto: Silvana Boemo


El Mató a un Policía Motorizado en 2007. Foto: Silvana Boemo

-Supongo que ese show para diez personas fue hace 20 años, casi exactos.

-Sí. En noviembre se cumplen exactamente 20 años. Fue el 21 de noviembre del 2003, en las calles 17 y 71, en el Centro Cultural Estación Provincial de La Plata.

-¿Cómo consiguieron la fecha?

-La armamos con dos bandas amigas. Nosotros formamos la banda y antes de salir a tocar decidí de ponernos a grabar el primer disco. Yo estaba medio traumado con experiencias anteriores, con bandas que tocábamos, pero cuando íbamos a grabar entramos en conflicto y se caía el proyecto. Entonces esta vez dije de hacer el disco, me saco toda la mufa y después salimos a tocar.

Estuvimos el final de 2002 y todo el 2003 grabando el disco. Cuando lo teníamos medio cocinado, empezamos a tocar y nos juntamos con unas bandas amigas, como Telefon, una banda de Capital que se llama Escuela y los Tres de Corazón que son de Colombia, así que se armó un festi muy simpático. Tengo el mejor recuerdo porque fue bastante gente, no mucha, pero bastante.

-Ah, no eran solamente diez personas.

-No. Exageré un poco para abajo (risas). Estuvo muy bueno y nos fuimos contentos a pesar de los nervios.

El Mató a un Policía Motorizado en 2012. Foto: Martín Bonetto


El Mató a un Policía Motorizado en 2012. Foto: Martín Bonetto

-¿Cuál fue el primer recital en Capital?

-En el Salón Pueyrredón, creo que en 2004, porque se había caído una banda. Era una fecha con una banda paralela de Gori, de Fantasmagoria, con Nikita Nipone y la banda que se les había caído. En esa época que habíamos sacado las primeras canciones, hacíamos mucho spam por mail, y le llegó al que organizaba la fecha y le interesó el nombre.

Por eso nos invitó, fuimos y ahí sí creo que solo había tres personas cuando tocamos. ¡Pero teníamos una felicidad ese día! Después empezamos a organizar nuestras propias fechas en Capital, que era una locura para una banda platense, y tocamos en un festival en Cemento de todas bandas independientes.

Una difusión boca a boca

Santiago "Santi Motorizado" Barrionuevo, cantante, bajista y compositor de la banda platense El Mató a un Policía Motorizado. Foto: Juan Manuel Foglia.


Santiago «Santi Motorizado» Barrionuevo, cantante, bajista y compositor de la banda platense El Mató a un Policía Motorizado. Foto: Juan Manuel Foglia.

-De inmediato se generó una difusión boca a boca.

-Sí. Todo muy a nivel de blogs y un poco de boca en boca. No sé cómo, pero se había creado una expectativa y la banda llamaba la atención. Hoy me resulta complicado explicarlo porque era otro mundo: no había redes sociales, no había Spotify, no había nada. Incluso en esos primeros conciertos no sé si existía MySpace todavía.

Estamos hablando de shows para cien personas, un fenómeno chiquito, pero en ese momento era algo grande, por lo menos en el contexto de post-crisis económica y post-Cromañon. Después eso llamó mucho la atención en La Plata, el hecho que El Mató toque en Capital y encima vaya. Eso hizo que en La Plata fuera más gente, así que tocábamos seguido y empezamos a viajar un poco por el interior y se fue creando toda una cosa muy gradual.

Recuerdo con mucho cariño esa época menos vertiginosa que la actual. No fue hace tanto, pero todo era muy, muy distinto. Hoy siento que vivimos con una urgencia media demencial.

-Todo era muy a mano, casi artesanal.

-¡La promoción eran afiches en la calle! No existía Facebook ni Twitter ni Instagram. Obviamente no reniego de todos los beneficios que trajeron las redes sociales, pero siento que es como algo deseado, por la facilidad, pero como que arrastra una maldición. Perdón mi pesimismo.

Rumbo al rico Luna Park

-¿Tocar en el Luna Park era una asignatura pendiente, un antojo?

-Es un lugar donde habíamos planeado tocar antes, pero no querían que toquemos porque seguía teniendo mucha influencia la iglesia y el arzobispado. Les parecía un nombre muy violento para la fe cristiana. Ahora finalmente tuvimos el visto bueno y podremos sacarnos un poco esas ganas de tocar en un lugar mítico de Buenos Aires, donde hemos vivido shows inolvidables.

-¿Te acordás del primer shows que viste en la Luna, o cuáles fueron los mejores?

-Me acuerdo que fui de muy chiquito con mi familia a ver los acróbatas chinos. No recuerdo cuál fue el primer recital que vi ahí, pero después hubo shows impresionantes, como Franz Ferdinand, los Cadillacs, 2 Minutos y también Erasure, donde el tecladista arrancó el primer tema con los brazos cruzados, como diciendo “No toco, pongo play y no importa”. 

La idea es hacer algo diferente a nivel puesta, ya que es un evento especial. Y con la lista de temas nos sacaremos las ganas de recorrer un poco todo de la historia, además de presentar el nuevo disco. Ya son muchos años de la banda y se mezcla un poco toda la recorrida, sobre todo cuando llegás a un lugar así, algo que nunca pensaste cuando arrancaste y de repente lo está viviendo. 

MFB

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *