01/03/2024

Reino Unido criticó las maniobras militares de Venezuela | Tras la llegada ayer de un buque de guerra británico a Guyana



El Reino Unido calificó este viernes de injustificadas las maniobras militares de Venezuela en respuesta a la llegada de un buque de guerra británico a Guyana, en el contexto de una centenaria pugna por el territorio del Esequibo, rico en petróleo. 

«Las acciones de Venezuela contra Guyana son injustificadas y deberían cesar», declaró un vocero del Gobierno británico, que además aseguró que están trabajando con los socios de la región para evitar una escalada del conflicto.

Reino Unido, en apoyo a su antigua colonia, envió esta semana al buque HMS Trent, que ya estaba en el Caribe para una misión. El buque arribó este viernes a las costas guyanesas sin inconvenientes para una serie de compromisos rutinarios en la región

«La frontera entre los dos países se estableció en 1899 mediante arbitraje internacional y seguimos apoyando la integridad territorial de Guyana, un importante aliado regional y socio en la Commonwealth», organización formada por antiguas colonias británicas, subrayó el Gobierno británico.

El despliegue

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, consideró la llegada del buque como una provocación, por lo que el jueves lanzó una serie de ejercicios militares con 5.682 soldados, 28 aeronaves y 16 embarcaciones, frente a los límites de aguas en disputa con Guyana. «He ordenado la activación de una acción conjunta de toda la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) sobre el Caribe oriental de Venezuela, sobre la fachada atlántica, una acción conjunta de carácter defensivo como respuesta a la provocación y a la amenaza del Reino Unido contra la paz y la soberanía de nuestro país», dijo Maduro en una reunión con la cúpula militar, que fue transmitida en cadena nacional por radio y televisión.

La vicepresidente ejecutiva venezolana, Delcy Rodríguez, señaló en un mensaje de su cuenta de la red X que su país «dará una respuesta oportuna y legítima al comportamiento amenazante del Reino Unido». «No toleraremos ninguna forma de neocolonialismo. ¡Respeten a Venezuela!», expresó.

La palabra de Ali

El presidente de Guyana, Irfaan Ali, insistió en su compromiso de mantener relaciones pacíficas con Venezuela. «No albergamos ambiciones ni intenciones de codiciar lo que no nos pertenece. Estamos plenamente comprometidos con las relaciones pacíficas con nuestros vecinos y con todos los países de nuestra región», afirmó en un comunicado por su página de Facebook.

Respecto al buque británico, Ali indicó que Guyana lleva mucho tiempo participando en asociaciones con Estados regionales e internacionales destinadas a mejorar la seguridad interna. «Estas colaboraciones no representan una amenaza para nadie y de ninguna manera pretenden ser agresivas o constituir un acto ofensivo contra ningún Estado», aseguró. «Ni Venezuela ni ningún otro Estado tiene nada que temer de las actividades dentro del territorio o aguas soberanas de Guyana» subrayó, para luego enviar sus mejores deseos «al pueblo de Venezuela, nuestros vecinos».

Gary Best, quien fue jefe de Estado Mayor de la Fuerza de Defensa de Guyana, aseguró que este tipo de ejercicios son rutinarios: «Entiendo que Venezuela lo vea como una provocación, pero hablando desde la posición de Guyana, no; otros barcos han pasado por la región bajo el sistema de seguridad regional. En este contexto ha tomado otro significado, pero no es inusual y tampoco una amenaza a la soberanía de Venezuela».

El rol de Brasil

El Gobierno de Brasil repudió las maniobras militares en el conflicto. «El Gobierno brasileño cree que deben evitarse manifestaciones militares de apoyo a cualquiera de las partes, para que el proceso de diálogo en curso pueda dar resultados», indicó un comunicado del Palacio de Itamaraty, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El pasado 14 de diciembre, Ali y Maduro se reunieron en San Vicente y Las Granadinas para intentar suavizar tensiones. Ambos pactaron no amenazarse mutuamente y evitar incidentes que dispararan la tensión por el litigio fronterizo del Esequibo. «Guyana y Venezuela acordaron que directa o indirectamente no se amenazarán, ni utilizarán la fuerza mutuamente en ninguna circunstancia, incluidas las derivadas de cualquier controversia existente entre ambos Estados», se indicó una declaración conjunta leída por el primer ministro sanvicentino, Ralph Gonsalves, al finalizar el encuentro en el que fue moderador entre las partes.

La reunión había sido una iniciativa propuesta por el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula Da Silva, para evitar un posible estallido bélico en la región. De las gestiones, también participaron su asesor Celso Amorin; el enviado del secretario general de Naciones Unidas, Earle Courtenay Rattray; y los primeros ministros de Trinidad y Tobago y de Dominica, Keith Rowley y Roosevelt Skerrit, que además encabeza la Comunidad del Caribe (CARICOM).

Cómo estalló la disputa

La controversia escaló el 3 de diciembre luego de un referéndum en Venezuela, en el que el 95 por ciento de los ciudadanos que fueron a votar aprobó la anexión del Esequibo. En consecuencia, las autoridades del país anunciaron varias medidas, como la creación del estado de Guayana Esequiba y la publicación de un nuevo mapa oficial con este territorio integrado.

No obstante, el origen de los problemas se remonta a cuando Venezuela se independizó oficialmente de España en 1811. En ese entonces, el Esequibo estaba bajo su dominio pero, años después, los británicos tomaron posesión de algunos territorios y los fueron ampliando hasta conformar la llamada Guayana Británica. Ante el rechazo de Venezuela, la disputa se resolvió mediante un arbitraje internacional, que en 1899 estipuló con el llamado Laudo Arbitral de París, que el territorio quedaba bajo dominio británico.

Venezuela declaró nulo décadas después el fallo y firmó con el Reino Unido el Acuerdo de Ginebra de 1966, que determinó crear una comisión para resolver la controversia. Ese mismo año, tras obtener su independencia de Reino Unido, Guyana pasó a controlar el Esequibo. El caso está en la actualidad ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ). Guyana asegura que respetará la resolución del tribunal internacional, pero Venezuela rechaza que el mismo tenga competencia para dirimir sobre la disputa.

Recursos abundantes

El Esequibo es un territorio de 159.500 kilómetros cuadrados que abarca dos terceras partes de Guyana y casi seis de las diez regiones que componen el país. Posee reservas minerales de oro, bauxita, diamantes, cobre y hierro, albergando la mina de oro Omai, una gran fuente de ingresos para Guyana. También tiene una variada flora y fauna, importantes recursos hídricos y un terreno fértil que le otorga gran potencial agrícola.

Sus aguas territoriales contienen grandes reservas de petróleo y gas natural, la mayoría concentradas en el bloque Stabroek. Desde que en 2015 la empresa estadounidense ExxonMobil descubriera crudo en esa zona, Guyana pasó de ser uno de los países más pobres de Sudamérica, a tener el mayor crecimiento económico del mundo (57,8 % en 2022). Estas reservas –estimadas en 11.000 millones de barriles de petróleo– fomentaron, junto a las cuestiones políticas, que las tensiones entre Georgetown y Caracas por Esequibo aumentaran hasta llegar a la actual crisis.





Source link