05/03/2024

Copa de la Liga 2024: 10 refuerzos que no sacudieron el mercado (pero tendrían que haberlo hecho) | El fútbol argentino pone primera



El fútbol argentino volverá a la acción a partir de este jueves con la Copa de la Liga 2024 y aquí va un repaso selectivo por el mercado de pases que cierra ese mismo día, dejando de lado a los clubes denominados «grandes», siempre con buen espacio para lucir sus caras más nuevas.

Ignacio Ramírez (Newell’s)

Desde hace tres años que Newell’s no tiene gol. Entre las últimas tres Ligas y tres Copas de la Liga (de 2021 a 2023), no alcanza el promedio de un tanto por partido: 119 gritos en 123 encuentros. Bueno, parece que la sequía se terminó o al menos así lo anticipan en Rosario con la llegada del uruguayo Ignacio Ramírez, por quien rompieron el chanchito y pusieron cuatro millones de dólares. El goleador de 26 años trajo en sus valijas una marca de 113 gritos en 242 juegos entre Nacional y Liverpool desde el otro lado del charco. La principal característica del «Colo» es que es un definidor hecho y derecho. No se anda con rodeos a la hora de mandarla a guardar, algo que hace rato no se ve por el Coloso del Parque.

Nicolás Oroz (Argentinos Juniors)

Racing anunció que no iba a ser tenido en cuenta y el Bicho no dudó: directamente fue a comprarlo. Nicolás Oroz, volante zurdo de mucha categoría, llega a La Paternal con 29 años y sed de revancha tras la ingrata despedida que le dieron por Avellaneda después de una vida en el club, yendo y viniendo entre préstamo y préstamo (5 en total). El 2023 lo terminó con 5 goles en 38 partidos, incluido un tremendo tiro libre nada menos que ante Flamengo por Copa Libertadores. En el Argentinos de Pablo Guede compartirá mediocampo con Federico Redondo (si es que se queda) y el exGimnasia Alan Lescano, comprado al Lobo el año pasado. Promesa de buen fútbol, como la historia del Bicho manda. Y como si fuera poco, arriba estará Luciano Gondou, goleador de la última Copa y -por ahora- de la Sub 23. Guarda.

Marcelo Barovero (Banfield)

Si el Taladro se dio el lujo de vender por estos días a dos arqueros del nivel de Facundo Cambeses (Racing) y Facundo Altamirano (San Lorenzo) es porque en boxes estaba esperando Marcelo Barovero. «Trapito», de apenas 39 años, llegó a Banfield el semestre pasado y vio desde el banco las excelentes actuaciones del capitán Cambeses. Ahora tendrá su oportunidad, 12 años después de su último paso por River. Ya demostró que está vigente en la pretemporada, durante el triunfo 2-0 de los de Falcioni sobre la Uruguay Sub 23 del Loco Bielsa.

Javier Correa (Estudiantes)

En el Pincha todo pasa por la vuelta de Enzo Pérez, pero silbando bajito el club platense compró a Javier Correa para saldar el aporte goleador del retirado Mauro Boselli. Con 31 años, el cordobés viene de marcar 20 tantos en el Santos Laguna de México (73 partidos) y tiene una marca interesante en el fútbol nacional, con promedio de un gol cada tres partidos (45 en 132 entre Godoy Cruz, Racing, Colón y Rosario Central).

Miguel Torrén (Unión)

El Tatengue se salvó del descenso casi que de manera milagrosa el año pasado con un plantel muy joven y su bendición fue doble ya que terminó cayendo su clásico rival, Colón. Para este año parece que no quieren volver a sufrir por el 15 de abril y por eso se aseguraron una buena dosis de experiencia, empezando por el defensor Miguel Torrén. Con 35 años, llega desde Argentinos con el récord absoluto de presencias en ese club (354), nada más y nada menos. No es el único veterano que vestirá de rojo y blanco: también sumaron al extremo siempre rendidor Lucas Gamba (36 pirulos; Central Córdoba) y el lateral Bruno Pittón (30; Newell’s), aquel que se lució como goleador en San Lorenzo hace no tanto.

Silvio Romero (Instituto)

Y un día, 13 temporadas después, volvió. Silvio Romero se sumó a las filas de Instituto, el club que lo formó y con el que llegó a debutar en Primera (apenas cinco partidos) para luego romperla en el Ascenso (26 goles en 117 juegos). Con La Gloria asegurada en la A de la mano de Diego Dabove, Romero llega para ocupar el gran hueco que dejó Maravilla Martínez con su salto a Racing. Con 13 años más en el cuerpo pero una 150 gritos extra en el lomo.

Leandro Garate (Huracán)

El Globo se jugó un pleno con la llegada de este nueve lungo de 1,91 metro, quien viene de romperla en el fútbol chileno: 53 goles y 19 asistencias en 130 partidos entre tres clubes. El santafesino, con pasado en Tigre, Arsenal y Brown de Adrogué, no la tendrá fácil: deberá reemplazar al uruguayo Matías Cóccaro (Montreal Impact).

Tomás Pozzo (Godoy Cruz)

En Mendoza vienen proponiendo buen fútbol desde que Daniel Oldrá tomó las riendas y, en esa sintonía, compraron al volante Tomás Pozzo, quien dejó Independiente de manera poco clara entre versiones de una pelea a golpes con Carlos Tevez. El mediapunta de 23 años unirá fuerzas con su colega Hernán López Muñóz, de muy buen 2023 y comprado a River este verano, y otros dos recién llegados que buscan sorprender: el extremo Bautista Cejas, una de las pocas buenas apariciones del descendido Arsenal el año pasado, y el delantero Martín Pino, quien viene de marcar 14 goles en Brown de Puerto Madryn en la B. Godoy Cruz estará jugando la fase previa de la Libertadores a fines de febrero.

Alex Arce (Independiente Rivadavia)

El paraguayo no cuenta como refuerzo per se pero su mención en estas líneas se debe a que, con que con 26 goles en 32 partidos del año pasado, todo indicaba que su carrera seguiría en otro lado. Así, que se haya quedado en Independiente Rivadavia es acaso el mayor mérito de un elenco mendocino que sumó nombres a rolete. Todo esto al menos hasta ahora, ya que a Arce lo anda buscando San Lorenzo para reemplazar a Adam Bareiro con misma sangre guaraní.

Luciano Herrera (Defensa y Justicia)

Si un equipo es sinónimo de fútbol ofensivo en los últimos tiempos es el Halcón de Florencio Varela. Por eso la cosa pinta bien para el jujeño Luciano Herrera, quien viene de destacarse como atacante en Deportivo Maipú (8 goles y 9 asistencias) en una muy buena temporada donde arañaron el ascenso a Primera. El extremo pasó por el Argentino A y B, la Primera Nacional y ahora, a los 27 años, le llegó la chance de jugar en la máxima categoría.





Source link