01/03/2024

El mensaje de la Iglesia católica para Javier Milei | «No hay libertad sin justicia social», advirtió la Comisión de Justicia y Paz del Episcopado



“No hay verdadera libertad sin fraternidad, justicia social y paz”, se lee en el documento titulado “Votar por la justicia y la paz”, emitido por la Comisión Nacional de Justicia y Paz, organismo oficial de la Iglesia Católica, a propósito de las elecciones nacionales. Si bien se trata de un texto con lenguaje muy cuidado, evitando cualquier tipo de alusión partidaria, la frase resaltada inicialmente puede leerse claramente como una réplica del organismo católico a las afirmaciones públicas del candidato Javier Milei, varias de las cuales incluyeron insultos a Jorge Bergoglio. La citada Comisión está integrada por laicas y laicos nombrados por los obispos y cuenta con la asesoría del obispo de Jorge Lugones, presidente de la Comisión de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina.

El texto está encabezado por una cita del Papa (Fratelli Tutti, 198-224), donde señala que “la construcción de la paz social de un país es una tarea que no da tregua y que exige el compromiso de todos. En estos tiempos en nuestra Patria, en América Latina y en el mundo, el diálogo y la escucha deben convertirse en instrumentos permanentes de justicia y paz, fortaleciendo la amistad social”, dijo Francisco.

En su reflexión, la Comisión de Justicia y Paz expresa que “en la recuperación de la democracia, al cabo de la noche más oscura, se soñaba con un ideal democrático con valores populares, que garantizarían la igualdad, el desarrollo económico, la integración republicana de la nación”. Se argumenta que, no obstante, “las pujas en lo económico y en lo político abrieron la puerta para una crisis de representación en las instituciones junto con un proceso de desintegración y fragmentación del cuerpo social” y como consecuencia de ella “la democracia dejó de identificarse con la expresión de los intereses de las mayorías, del bien común, para pasar a ser una herramienta condicionada por poderes minoritarios o corporativos”.

Frente a la instancia electoral, los integrantes de la Comisión expresan su preocupación porque “la existencia misma de la Nación como el ámbito fértil para el desarrollo de una vida en comunidad, que afiance los valores de la paz, de la igualdad, del trabajo, de la inclusión, de la justicia y de la equidad territorial para realizar juntos un proyecto en común, parece hoy amenazada”.

Y en función de ello hacen un llamado para evitar la posible abstención en las urnas. Porque, afirman, “concurrir a votar en paz, el próximo 22 de octubre, será una contribución para afianzar una democracia que signifique ciudadanía plena, ejercicio de derechos, que asegure condiciones para el bienestar de nuestro pueblo, que supere la fragmentación, con sensibilidad social, que garantice igualdad de oportunidades, con independencia económica”.

Hay también un pedido acerca del carácter “imprescindible” de “la generación de espacios de diálogo y encuentro que hagan posible un acuerdo político, social y económico de gobernabilidad, más allá de cuál sea el resultado electoral”. Y se recuerda que “es urgente devolver a la política, su carácter de ser una de las formas más preciosas de la caridad, porque busca el bien común”. Sin perder de vista -agrega la Comisión de Justicia y Paz- que “la acción política debe promover el cuidado de la vida, la dignidad humana, el trabajo digno para todas las personas y la eliminación del hambre y la exclusión”.

[email protected]



Source link