13/06/2024

Un informe que no fue escuchado | Según The New York Times la seguridad israelí advirtió sobre el ataque del 7 de octubre 



Las autoridades israelíes conocían los planes de ataque de hamas desde hace al menos un año, pero decidieron descartarlos porque los consideraron demasiado complicados como para llevarse a cabo, según publicó este jueves el periódico The New York Times en EE.UU.

Citando «documentos, correos electrónicos y entrevistas» a los que ha tenido acceso, el medio asegura que el plan describía con gran precisión un asalto sorpresa como el que el grupo islamista hizo el 7 de octubre dejando 1.200 muertos en Israel y cientos de secuestrados.

El plan que habrían descubierto los servicios de inteligencia tendría 40 páginas y se llamaría «Jericho Wall». Las acciones contemplaban el uso de drones para acabar con las cámaras de seguridad a lo largo de la frontera con la Franja de Gaza, y la entrada masiva de militantes a pie, en moto y parapentes para tomar pueblos fronterizos, aunque no establecía una fecha.

Según las fuentes ocultas citadas, los responsables militares de la región no creyeron que un ataque de tal magnitud fuera posible sino más bien una «aspiración», y dudaron de que el plan hubiera sido aceptado por el grupo palestino. El informe de advertencia habría sido conocido por la jerarquía militar israelí, pero no está claro si el primer ministro, Benjamín Netanyahu u otros líderes tuvieron acceso a los documentos, según el periódico.

El plan incluía ataques a pueblos y bases militares y lanzamiento de cohetes. La información le habría llegado al diario norteamericano a través de una fuente militar israelí que no fue revelada.

Había ciertos indicios

Ya en julio pasado, una analista de la unidad Unit 8200 de la inteligencia israelí había advertido que Hamas acababa de hacer un ejercicio militar que visto hoy en perspectiva, se parece mucho a la operación realizada en Israel. La advertencia habría sido desestimada por los jefes. The New York Times asegura haber leído los e-mails encriptados de dicha analista donde ella dice: «Refuto absolutamente que este escenario sea imaginario (…) Es un plan diseñado para comenzar una guerra y no una simple incursión sobre un pueblo». La analista israelí agregaba: «Nosotros ya vivimos una experiencia similar hace 50 años en el frente sur en conexión con un escenario que parecía imaginario y la historia podría repetirse si no somos cuidadosos», refiriéndose al ataque árabe de 1973 llamado «la guerra del Yom Kippur».

Según el diario israelí Haaretz, las fuerzas armadas israelíes hicieron oídos sordos a repetidas advertencias de soldadas israelíes que vigilaban la frontera con Gaza en los días previos al ataque. Ellas controlaban las cámaras de vigilancia y observaron actividad inusual. Una de estas mujeres declaró: «No tengo dudas de que si hubiesen sido hombres los que estaban sentados frente a esas cámaras, las cosas hubiesen sido diferentes», dando a entender que hubiesen sido escuchados.

No queda claro en la información que cita The New York Times, cómo Israel habría obtenido el documento descartado, pero el diario dice que había sido traducido del árabe, sugiriendo que vendría de Hamas.

Un video premonitorio

Lo único comprobable a ciencia cierta de todo esto es que un mes antes del ataque, Hamas posteó un video en las redes sociales donde muestran a combatientes usando explosivos en una falsa puerta limítrofe con Israel y luego avanzar hacia una serie de casas que simulaban un pueblo israelí, al que abordaban en vehículos. En el video se los ve destruyendo un muro como el que divide Gaza de Israel y también torres de vigilancia. En este caso, es extraño que eso no haya encendido alarmas, tanto como el hecho mismo de que Hamas lo haya posteado.

Consultados por el diario norteamericano sobre esto, militares israelíes declinaron hacer declaraciones por estar «enfocados en eliminar la amenaza terrorista de Hamas», agregando que «preguntas de este tipo serán analizadas a largo plazo».

Varios medios israelíes ya han publicado testimonios acerca de que oficiales habían desestimado advertencias de mujeres militares israelíes que controlaban la frontera, acerca de movimientos sospechosos que prefigurarían un ataque. Una joven solada dijo ver a militantes de Hamas usando drones y tratando de tumbar cámaras en la frontera.

Netanyahu se lava las manos

Hasta ahora el primer ministro Benjamin Netanyahu se ha limitado a decir que las culpas del ataque se determinarán una vez que termine la guerra. En un principio había acusado de impericia a los jefes de seguridad en un posteo en sus redes sociales, que ante el repudio que generó por lavarse las manos, él mismo borró y pidió disculpas. En una entrevista este mes con CNN , Netanyahu rechazó responder sobre si se haría cargo de la responsabilidad en la falla preventiva.

El 5 de octubre pasado, un cable de la CIA también habría advertido sobre el aumento de la posibilidad de un ataque violento de Hamas, Y al día siguiente –un día antes del ataque– la misma agencia habría advertido que un reporte hablaba de una actividad inusual por parte de Hamas. Claro que, ninguno de esos informes preveía nada muy parecido a lo que sucedió y su nivel de violencia. 

A la CNN le habría llegado ahora información de fuentes de seguridad interna diciendo que el gran ataque fue planeado por una célula pequeña de Hamas que se comunicaba a través de los túneles en Gaza mediante teléfonos de cable en circuitos cerrados, imposibles de interferir, a lo largo de dos años. Tampoco habrían usado computadoras. 

La verosimilitud

Siempre es un riesgo sacar conclusiones definitivas de informaciones que vienen de servicios de inteligencia: son datos a tener en cuenta que sin embargo, no prueban nada. A posteriori de los ataques en EE.UU. del 11 de septiembre de 2001 surgió el mismo tipo de noticia: informes de inteligencia habrían pasado por el escritorio de George Bush (padre) donde se hablaba de un ataque múltiple de grupos islámicos en EE.UU. Y no se habría hecho nada para prevenirlo, lo cual llevó a plantear la teoría indemostrable del autoatentado que justificó invasiones por parte de los norteamericanos. Es una posibilidad, pero no hay elementos que lo demuestren. Lo mismo sucede con la información revelada –por fuentes secretas– desde Israel. Esta clase de informes circulan todo el tiempo solo algunos resultan certeros.

¿Netanyahu estaba contra las cuerdas en la política interna? Sí. ¿El ataque de Hamas le sirvió para cerrar filas en la sociedad en torno a él? Sí. ¿Al final de la guerra Netanyahu quedará muy mal parado políticamente? Por supuesto. Esta última premisa se contradice con las anteriores, aunque las tres sean ciertas: no es posible llegar a una conclusión.



Source link